lunes, 25 de junio de 2012

Agustina de Aragón: La Artillera


Retrato de Agustina de Aragón

Agustina Raimunda María Zaragoza y Domènech era una barcelonesa nacida en 1786 que se convirtió, sin intención ninguna (a diferencia de La Monja Alférez), en soldado. Siendo además uno de los símbolos de la resistencia frente al invasor francés durante la Guerra de la Independencia.

Agustina se casó con un soldado cuyas obligaciones militares llevaron a ambos a la ciudad de Zaragoza.

En 1808 la ciudad maña se encontraba bajo un fuerte asedio. El 2 de julio los invasores concentraron sus fuerzas en la entrada de El Portillo donde, finalmente, eliminaron toda resistencia española y se disponían a atravesarla. Pero la casualidad quiso que Agustina estuviese cerca, no estaba luchando, no era soldado, tan solo llevaba la comida para su marido que sí combatía. Y al percatarse de la situación, debió echar una mirada a su alrededor, intentando dar con una solución, algo que pudiera echar el freno o, al menos, retrasar la entrada de los galos a la ciudad. Finalmente tomó una mecha que aguantaba un artillero casi muerto e hizo disparar un cañón contra los asaltantes, una acción que permitió ganar tiempo a los defensores y reforzar la entrada.

Representación de la acción de La Artillera en El Portillo.
Desde ese momento Agustina de Aragón se convirtió en “La Artillera”. Además fue admitida en el cuerpo de artilleros, donde alcanzaría con el tiempo el rango de Subteniente.

La Artillera siguió participando en la defensa de la ciudad hasta que la acabaron tomando los franceses en 1809 y fue hecha prisionera, aunque fue liberada más tarde. También combatió en otros puntos de la geografía española como Teruel, Vitoria y Tortosa (Tarragona) donde fue capturada una vez más, aunque logró escapar.

En 1814 el rey Fernando VII, conocedor de la "leyenda de La Artillera", quiso conocerla en persona y, tras saber de su mala situación económica le otorgó una pensión de cien reales al mes.

Estuvo casada hasta en tres ocasiones, según fue enviudando, puesto que todos sus maridos eran militares. Murió en Ceuta en 1857, después de una vida entregada a la patria.

10 comentarios:

  1. Para que luego digan que no hubo Catalanes que perdieron el culo y la vida por defender a España en sus peores momentos. Una excelente entrada.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catalanes y Vascos pueden ser, perfectamente, los que más se hayan dado tortas por defender a España a lo largo de nuestra historia. Y mira ahora, hay muchos que a quien le dan tortas es a España. Triste.

      Eliminar
  2. Lo mas grade de esta heroína es que no se limito al hecho aislado de disparar el cañón, ni a la defensa de su ciudad, sino que después del sitio siguió batiéndose el cobre por todos los rincones de la patria. sin duda una de las grandes de nuestra historia.
    Un saludo y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, desde su conocida actuación en El Portillo participó en varias batallas en distintas ciudades. Su aportación no solo era esta, sino que era toda una inyección de moral para sus compañeros que ella, una "heroína" de la defensa de Zaragoza, estuviera junto a ellos.

      Eliminar
  3. Hola soy Francisco editor de Bellumartis Blog de Historia militar, me gusta mucho tu trabajo y me gustaria vincular nuestros blog. Gracias
    http://bellumartis.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enlace vinculado. Una página muy interesante también la suya.

      Eliminar
  4. Querido Viriato, enormes paralelismos entre la figura que hoy nos traes, Agustina de Aragón, y nuestra heroína local, María Pita; la primera, resistiendo contra los franceses, y la segunda contra el pirata inglés. Ambas contrajeron matrimonio en varias ocasiones tras enviudar y a ambas el rey (a la coruñesa, Felipe II) les concedieron pensiones; y sin ser ninguna de ellas soldado, supieron con valor y entereza hacer frente al enemigo en el momento más álgido de la lucha.
    Hermoso homenaje has hecho a Agustina y, por extensión, a esa estirpe de mujeres gallardas y valientes que se rebelaron contra el invasor.
    Mil bicos, amigo mío.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas profe. Gracias por tus palabras. Hace tiempo leí sobre María Pita en la bitácora de El Yayo, una historia muy interesante y sobre la que también me gustaría escribir. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A partir de ahora todos los blogs pertenecientes al Grupo Rebuznómetro están en el siguiente enlace: http://gruporebuznometro.blogspot.com.es/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisar, lo he añadido a la lista.

      Eliminar

¡COMENTA! Dale vida a la bitácora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...