sábado, 2 de febrero de 2013

Un ojo de la cara


“Costar un ojo de la cara” es una expresión de esas tantas de uso común que tienen una historia de las que me gusta contar. Anécdotas a menudo desconocidas para los no muy duchos en historia.

Retrato de Diego de Almagro.
Nos remontamos al siglo XVI, durante la conquista de América. Eran muchos los exploradores y conquistadores que penetraban cada vez más en ese nuevo mundo descubierto, arrasando con los diversos pueblos que lo habitaban. Y uno de esos pueblos era el Inca, que se extendía por el oeste de Sudamérica, ocupando terreno hoy perteneciente a países como Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

En 1524 Diego de Almagro acudió en ayuda de Francisco Pizarro que se encontraba en apuros asediando una fortaleza inca en la playa de Chochama (he estado buscando pero no he encontrado nada al respecto de su ubicación). Los españoles salieron victoriosos pero en esa batalla Almagro fue alcanzado en el ojo por una flecha inca.

A su llegada a España fue recibido por el rey Carlos I que le debió preguntar por su aventura, a lo que Diego de Almagro contestó: 

“El negocio de defender los intereses de la corona me ha costado un ojo de la cara”

La frase fue conocida y su uso extendido y alargado hasta el día de hoy cinco siglos después.

Como veis en el retrato que acompaña esta cápsula, Almagro se encuentra de perfil puesto que es un retrato posterior a la pérdida del ojo e intentaba ocultarlo.

6 comentarios:

  1. Querido Viriato, muy interesante la explicación histórica sobre una expresión que, como muy bien dices, pervive hoy en nuestra lengua; esta cápsula me ha dado la oportunidad de conocerla. Curioso ese detalle de coquetería masculina la de Almagro al dejarse retratar para la posteridad desde su lado "bueno".
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su lado bueno, o más bien su lado "completo" jeje. Aunque otros grandes personajes históricos no han rehusado de mostrar su cuerpo tal cual, mutilado.

      Eliminar
  2. Curiosa historia. Por lo menos parece que l monarca se lo agradecio, otros que perdieron bastante mas que un ojo por los negocios dela corona fueron ninguneados.
    Por cierto, me ha encantado el detalle de Carlos I y no V. Creo recordar que ya lo habíamos hablado en alguna ocasión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que fue agradecido, económicamente y con títulos.

      Sobre lo de Carlos I pues tengo costumbre de llamarle así, más que nada porque me refiero a él como rey de España, si lo hago como Emperador ya usaría la "V". La Wikipedia lo deja claro: "Carlos de Austria, o Habsburgo fue rey de España con el nombre de Carlos I [...] y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico como Carlos V".

      Eliminar
  3. Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster de algunos blogs... me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

    si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

    Vania
    ariadna143@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Curiosa respuesta que se hizo célebre y quedó como expresión popular hasta la actualidad. Espero que en algún momento tenga que decir esta frase sin que para ello pierda un ojo en el intento, como Almagro.
    Un saludo
    http://ccasconm.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¡COMENTA! Dale vida a la bitácora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...