jueves, 3 de noviembre de 2011

Ocupación de España por Napoleón


Napoleón Bonaparte.
En 1806, tras intentar conquistar Gran Bretaña sin éxito, Napoleón decide bloquear el comercio de los ingleses con Europa. Para completar este bloqueo, Francia debía eliminar a Portugal, aliado de Gran Bretaña.


En 1807 Francia se alía con España para ocupar Portugal. Se permite el paso de las tropas francesas por España, con Napoleón Bonaparte en cabeza, para dirigirse al país luso.

El grueso del ejército español comienza la ocupación de Portugal, por el norte llegan a Oporto, y desde Badajoz hasta la costa Atlántica.

Pero las tropas de Napoleón no llegaron a Portugal, permanecieron en España y se diseminaron, ocupando diversas ciudades a lo largo de la geografía española. Engañando a Carlos IV de España y violando el tratado de Fontainebleu (que habían firmado ambos países sobre a propósito de la conquista de Portugal). Las fuentes que he consultado hablan de entre 60.000 y 100.000 hombres.
 
El 5 de mayo de 1808 Napoleón obliga a el Rey Carlos IV, y a su hijo Fernando (entre ambos se disputaban el reinado) a abdicar al trono a su favor, cediéndolo el 6 de junio a su hermano José Bonaparte (Giuseppe Napoleone Buonaparte), que reinaría España con el nombre de Pepe Botella*, digo… José I.

Ocho Maravedíes de cobre de
Jose I Bonaparte del año 1810

Días antes de que el Rey de España abdicase se produjo en Madrid el “Levantamiento del Dos de Mayo”, mostrando el pueblo español el rechazo a las tropas imperiales de Napoleón, dando inicio a la Guerra de Independencia Española.

De esta forma España pasó a ser, durante pocos años, país satélite de Francia. Parte del Primer Imperio Francés, con Napoleón Bonaparte como Emperador.

"Fusilamientos del tres de mayo", cuadro pintado por Goya.
Durante la guerra, fue notable la denominada “guerra de guerrillas”, que desgastaba poco a poco al ejército del Emperador. También es significativo el apoyo británico (su máxima parece ser “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”), que contribuyó a la derrota francesa.

Sobre la Guerra de la Independencia hablaré de forma más pormenorizada en otra cápsula, que no quiero alargar los artículos demasiado. Sirva esa entrada como introducción para una futura actualización sobre la Guerra.

*Entre el pueblo español José Bonaparte tenía el mote de "Pepe Botella", debido a su supuesto alcoholismo.

Caricatua de José I, en alusión a su problema con el alcohol.

Conquista de España, ¿Engaño de un vil general o estrategia militar elevada a su máxima potencia?

11 comentarios:

  1. Menudos padre e hijo, que desgracia para España. Por cierto dicen que el tal Pepe botella era abstemio.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la ambición y sagacidad del Corso iba pareja a la idiocia y el cretinismo del Borbón.
    Buen blog de divulgación.
    Saludos amigo

    ResponderEliminar
  3. Zorrete, sobre lo de Carlos IV y su hijo pues sí... una desgracia que comenzaran a pelearse por el trono, más si cabe en ese contexto.

    Carlos gracias, me alegro que te guste.

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Me llamo Alejandra y soy administradora de un directorio web/blog y me ha gustado mucho su sitio.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, a cambio solo pido un pequeño enlace a mi página de películas, ¿Qué le parece la idea?

    Mi correo es: ale.villar@hotmail.com

    Un beso! y SueRte con su BloG!

    ResponderEliminar
  5. En Estapa, Viriato, llevamos sufriendo la traición de la clase dirigente desde hace varios siglos... y la Traición de Bayona es ejemplo claro... pero hay más. Bastantes más.

    Suerte que el pueblo, a pesar de tan asquerosa clase política, siempre ha sabido estar a la altura de las circunstancias... contra viento y marea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Perdón... quería decir en España...

    ResponderEliminar
  7. Cierto Herep, este es un de esos episodios en los que fuimos traicionados, pero el pueblo supo reaccionar.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, se sabe que Pepe Botella en realidad era abstemio y que el muy cabrón se fue a los Estados Unidos con las joyas de la Corona española que empeñó para vivir del carajo hasta el fin de sus días. Por lo demás, la invasión de los gabachos no trajo más que miseria, dolor y sobre todo daños irreparables en nuestro patrimonio histórico-artísitico y expolios y saqueos son control.

    Suerte que Castaños en Bailen les puso los puntos sobre las íes y las guerrillas les pusieron los huevecillos de corbata, que si no...

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  9. No se que pasa, me registro como seguidor en tu blog y no me lo coge bien. Lo intentare otra vez hoy, a ver si ahora si sale en el listado, si no ya te daré el toque a ver si podemos arreglarlo.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  10. Zorrete, ese error pasa con los últimos seguidores del blog, hay veces que aparecen 21 seguidores y otras veces 25, pero pensé que yo era al único que le pasaba. Le echaré un ojo.

    Pero de todas formas parece símplemente un fallo de interfaz, porque sí sales como seguidor en el "escritorio" de blogger.

    ResponderEliminar
  11. Buenas Viriato.

    Lo sorprendente es la actitud cicatera e inestable de lo franceses que, so pretexto de la toma de Portugal, se quedaron en España, dando rienda suelta a esa hipócrita impronta de envidia francesa a todo lo español y al Imperio que ellos nunca tuvieron; menos mal que un tal general Castaños les hizo ver que aquí no pintaban nada y que, aun en la peor de nuestras épocas, las fuerzas españolas pueden llegar a ser temibles. En cuanto a la necia actitud francesa no podemos olvidar que Carlos IV y su bástago Fernando eran Borbones, que es lo mismo que decir franceses de sangre.

    Un saludo

    ResponderEliminar

¡COMENTA! Dale vida a la bitácora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...